AUTOS AUTÓNOMOS

 

La forma como empezaremos a transportarnos va a ser una transformación revolucionaria. Ahora, todo hay que mirarlo desde los ojos del consumidor.

 

Respecto a este tema hay 6 niveles:

 

Primeros niveles de automatización de los autos.

 

→ NIVEL CERO: Vehículos mecánicos

Son los carros mecánicos tradicionales, 100% mecánicos, sin ninguna función automática.

→ NIVEL UNO:  vehículos con funciones asistidas

Hace 30 años los carros tienen algunas funciones automáticas como el frenado asistido.

→ NIVEL DOS: Vehículos automáticos

Los autos tienen dos funciones automáticas: velocidad crucero y sistema de freno, o velocidad crucero y control de línea. Un ejemplo son las camionetas que se habilitan en 4×4 al identificar el terreno.

→ NIVEL TRES: Vehículos con conducción semi autónoma

Estamos entrando en este nivel. Hoy encontramos vehículos capaces de ir de un lugar a otro con simplemente ingresar los puntos de salida y de llegada. Los vehículos de la marca Tesla respetan señales, distancias y límites de velocidad a través de una mezcla de inteligencia artificial y robótica que mapea en tiempo real lo que pasa a su alrededor mediante una cámara de 360º.

 

Los autos autónomos son una mezcla de inteligencia artificial y robótica.

 

Tesla es hoy la compañía automotriz de más valor en Estados Unidos y la tercera en el mundo. Una de las causas principales de su rápida valorización en el mercado ha sido su capacidad de innovación, pues cuentan con vehículos conectados a Internet que le permiten a los usuarios personalizar sus viajes.

Al tener conectividad, el conductor tiene mayor control en el tráfico, puede maniobrar el vehículo de manera asistida y hasta saber cuáles son las mejores rutas para llegar a un destino. Todas estas ventajas ya están disponibles en el mercado.

 

→ NIVEL CUATRO: Carros totalmente autónomos.

Entre 2020 y 2022, Estados Unidos tendrá legislación para los carros autónomos, pues actualmente no se permite que un vehículo se conduzca a sí mismo a pesar de los avances técnicos que sí lo posibilitan. Una de las formas de asegurar esto es la alerta que los vehículos Tesla tienen si el conductor se separa del volante por más de 15 segundos.

 

 

Waymo: el auto autónomo de Google.

 

Este tipo de transporte liberará tiempo en las ciudades. En unos años los semáforos podrían desaparecer, pues si los vehículos se interconectan, el tráfico estaría sincronizado en tiempo real y los tiempos de desplazamiento van a ser mucho más óptimos.

 

→ NIVEL CINCO: Carros sin humanos a bordo para transporte.

Otto, una compañía perteneciente a Uber, en 2016 realizó el primer viaje autónomo en Colorado, Estados Unidos en un vehículo Volvo. El camión recorrió 236 millas con el conductor en la cabina pero de forma totalmente autónoma.

 

Otto realizó el primer transporte de mercancía en camión autónomo.

 

Este tipo de vehículos solucionará muchos problemas logísticos y En Estados Unidos transformaría cerca de 2 millones de empleos. En la industria de la construcción, donde se presentan muchos accidentes laborales, también entrarían con fuerza al igual que en el transporte de pasajeros y de mercancía.

Esto nos lleva a Car – tech: nuevos modelos de negocio. Hasta hace poco los dueños de la tecnología, la vendían, ahora la propiedad intelectual se va a alquilar. Este cambio generará nuevos jugadores en la industria. Se impondrá el concepto de TAAS (Transport As A Service o Transporte Como Servicio) que parte de la idea de que no será necesario comprar un carro si se va a tener parqueado el 90% del tiempo, entonces lo que se necesitan son desplazamientos.

 

El transporte como servicio cada vez tomará más relevancia, no solo desde los vehículos sino desde los viajes, pues serán más baratos y los consumidores serán más inteligentes y conscientes en cuanto al impacto económico y ambiental de sus desplazamientos.

 

Los nuevos modelos de negocios de transporte están basados en las variaciones del uso. En el desplazamiento al trabajo es más lógico moverse en un carro de 1 o 2 puestos, pero si se va a viajar con 8 personas, es necesaria un camioneta para el mismo número de pasajeros. Así, no hay que estar atado a un activo, y el negocio estaría en proveer el vehículo apropiado para cada necesidad. Es aquí donde aparecen las economías compartidas, como Uber Pool, que permite subir y bajar personas durante el trayecto, lo que baja la tarifa para quienes usaron el servicio.

 

Uber Pool: una nueva forma de usar Uber.

 

Este modelo aunque ya lleva 15 años en Estados Unidos, quiere ser modificado por la compañía Zipcar, que propone la compra del servicio de transporte, en lugar de la compra de vehículos. Su modelo funciona así: Las personas realizan su reserva online  y se dirigen a un punto de acopio, abordan el vehículo y lo dejan en otro punto de acopio. Los beneficios principales están en el ahorro de costos como combustible, seguros, lavado, parqueo y desgaste del vehículo.

 

 

Zipcar permite transportarse en carro de forma económica.

 

Aunque tiene poco de tecnología, este concepto deja un nuevo paradigma: ¿cómo consumir este tipo de servicios? General Motors ya empezó a visionar una reducción en la producción de autos y plantea crear una compañía nueva con la consigna de un carro para cada necesidad.

 

Muchos modelos de negocio tendrán que cambiar a este servicio. Por ejemplo, la empresa de llantas Michelin está haciendo nuevos contratos en Europa para vender kilómetros en lugar de llantas. Otro ejemplo es Getaround, que propone que mientras un vehículo no está en uso puede ser alquilado, lo que daría una entrada económica a su propietario.

 

 

Geraround, la aplicación que te alquila tu auto mientras no lo usas.

 

Fuentes respetables de noticias de tecnología como CNBC informan que el 10% de los estadounidenses están cambiando sus vehículos para empezar a usar servicios como Uber y Lyft, lo que está disminuyendo la demanda de vehículos. De igual forma, es la primera vez en muchos años que empezó a decaer la venta de autos en el Reino Unido y Estados Unidos las licencias de conducción de los jóvenes entre 16 y 18 años empezaron a declinar. Se estima que para el año 2030 el 95% de los usuarios de transporte en Estados Unidos utilizarán servicios bajo demanda de carros eléctricos y autónomos que serán propiedad de flotas y no de individuos

 

Hasta hace poco se consideraba que el éxito consistía en comprar un auto y adquirir bienes materiales, pero ahora el consumidor se ha hecho más consciente, pues tiende cada vez más a pagar solo por lo que necesita, lo que ocasiona un cambio en la cadena productiva del negocio, pues si baja la demanda de vehículos, también la demanda de financiación, los seguros, la venta de autopartes, la demanda de parqueaderos, y en general la industria del transporte se transformará permanentemente.

 

De esta manera la tendencia de los autos autónomos está cambiando el presente y futuro de la manera en que nos desplazamos y hacemos uso de la economía del transporte. Esta mirada nos lleva a un futuro de grandes innovaciones para la industria automotriz, pero sobre todo para la figura central de todo este movimiento: El consumidor.

Si necesitas alguno de nuestros servicios conoce más aquí