Asistente personal

Suena extraño, pero encontrar lo que uno necesita en internet es complicado, la razón por la que es complicado, no está en la falta de información, sino en el exceso de ésta. La gran cantidad de información que tenemos hoy a la mano, nos vuelve increíblemente indecisos.

 

Si queremos ir a comer a un restaurante tenemos mil opciones y queremos elegir el mejor; así que revisamos los que hay en el área donde estamos, revisamos los menús, los precios, los comentarios y calificaciones de otros usuarios, la disponibilidad, qué amigos le han dado “Me gusta”, etc. Terminamos en un mundo de datos que, en teoría, deberían hacer que la toma de la decisión fuera más fácil, pero por el contrario lo hacen más complejo y terminan generando estrés, pues queremos la mejor decisión de acuerdo con nuestra necesidad y presupuesto, y aunque sabemos que tenemos toda la información a la mano, lo que no siempre entendemos es que no contamos con tiempo, y que estas decisiones comúnmente se deben tomar en segundos, como anteriormente lo hacíamos; cuando simplemente salíamos, veíamos los restaurantes en el rango de visión y escogíamos uno, y dejábamos que la suerte corriera a favor o en contra.

Hace unos años los usuarios pasaban alrededor de 22 días planeando y organizando sus vacaciones, hoy la cifra ronda los 45 días. La razón: cientos de opciones de vuelos, hoteles, planes, eventos, etc. Demasiada información que se debe organizar para tomar la mejor decisión; y ni hablar de esas parejas que se van a casar, que acuden a internet para buscar inspiración, proveedores, presupuestos, listas de tareas, entre otra gran cantidad de información para que el día de su boda sea especial.

 

La buena noticia es que La Web 3.0 está diseñada para ayudarnos a elegir, ayudarnos a hacer nuestra vida aún más fácil, como un asistente personal al cual le podemos preguntar algo y él, de acuerdo a nuestros gustos, nos ayuda.

 

Que tal preguntarle a nuestro buscador: “Deseo viajar a París del 17 al 25 de Marzo”, y que con esa simple frase los resultados de búsqueda incluyeran: opciones de avión, hoteles de acuerdo a mi estilo y presupuesto, eventos en París durante esas fechas, recomendación de restaurantes, estado del clima, noticias relevantes sobre la ciudad, información sobre las tiendas y descuentos especiales. Que tal encontrar todo en un solo lugar y que además la información estuviera pre filtrada de acuerdo a mis viajes anteriores, a mis gustos, y a recomendaciones de amigos.

 

Web 3.0 y Big Data

La web 3.0 es volver tangible el big data, es la organización y personalización de la información, parte de una base de datos gigantesca que es internet, sumado con comportamientos e información de perfiles de los usuarios, organizando la información a altas velocidad para ayudarnos a tomar decisiones en menos tiempo y con mayor certeza, haciendo nuestra vida más fácil.

 

Búsquedas contextualizadas

En la era Web 3.0 los motores de búsqueda no solo entregarán resultados relacionados con la búsqueda sino que sabrán interpretar el contexto y entregar resultados más acertados. De acuerdo a lo anterior cada búsqueda en la web será totalmente diferente, ya no importará la geografía lo que importará es el usuario, por ejemplo: si soy un fanático de la historia y busco “Napoleón”, los resultados serán sobre el general francés, incluyendo videos, películas, libros, artículos, bibliografía, etc. Pero si por el contrario soy un fanático de la cocina, al teclear “napoleón”, los resultados estarán más enfocados en el postre y el buscador nos ofrecerá recetas, fotos, videos de preparación, etc.

 

La relevancia de las redes sociales

Las redes sociales son un elemento importantísimo en la web 3.0 porque tienen la información de todo aquello que nos gusta o nos disgusta, tienen a su vez toda nuestra información personal, así como la de nuestros amigos, lo cual le permite entender contextos al mezclar variables como sexo, estrato socioeconómico, localización, entre otros, lo que le permite extraer una serie de información basada en eso. Por ejemplo: de acuerdo a los gustos de nuestros amigos y la relación que existe entre ellos podemos determinar que puede ser de nuestro interés y que no. Ya Facebook ha comenzado a clasificar el contenido que se publica de acuerdo a nuestro comportamiento.

 

El dilema de la privacidad

La gran ventaja de la web 3.0 será el tiempo. Al final la vida es cuestión de tiempo y los sistemas están hechos para mejorar nuestra vida, por lo cual si sentimos que entregar información sobre nuestras vidas nos libera tiempo, es por la forma en que es posible personalizar la información; ese será realmente el precio que tenemos que pagar: entregar la privacidad de nuestra información. Si por el contrario algunos usuarios consideran que la confidencialidad es más importante que la personalización de la información y están dispuestos a sacrificar tiempo mas no privacidad, simplemente tomarán otro camino. Ambos caminos serán válidos en la era de la web 3.0, y para eso serán clave las legislaciones fuertes, y como todo mercado se crearán empresas que generan la tecnología necesaria para vigilar que esto se cumpla, y serán los estados a través de los impuestos que pagan los contribuyentes los encargados de vigilar estas fronteras informáticas, tal cual ocurre hoy en día, gran parte de la protección de los ciudadanos sea trasladará al terreno de la información.

 

Escrito por: Andrés Sierra
Director General SM Digital – SM Group
Twitter: @sierrav